Capítulo Ocho

Mensaje de Quan Yin – El propósito de la Red de Quinta Dimensión

En algunos momentos en la historia de la humanidad, ha habido una intervención directa de los altos Reinos Espirituales para asegurar que se lleve a cabo una determinada transición.  Esto tiene el fin de asistir a esos individuos que se prestaron a participar en un planeado viaje de cambio y evolución a un nuevo plano o, ciertamente, a una nueva dimensión.

Tales actos de intervención creativa han ocurrido algunas veces al final de un ciclo cataclísmico cuando un orden antiguo se ha corrompido y confundido lo suficiente como para que las sociedades ya no puedan evolucionar.  A menudo estos períodos se han asociado a la contaminación del medioambiente y la superpoblación a tal punto que limitaba la habilidad de la Tierra de respirar y por lo tanto se volvía insostenible.

También ha habido iniciativas que no estaban relacionadas con eventos que tienen que ver con el fin de un ciclo cataclísmico, sino que en cambio se enfocaban en la creación de un nuevo mundo de Amor y Luz.  Esto posibilitaba a los individuos que ya habían completado su ciclo de evolución y crecimiento a dirigirse a una nueva etapa de experiencia de vida, sin tener que pasar por los procesos usuales de muerte y re-encarnación.

En este momento en que nos encontramos, al fin de la primavera del 2012 (en el Hemisferio Norte), tenemos en cuenta ambos precedentes a medida que avanzamos con la implementación de nuestra Red de Quinta Dimensión (o Red D en castellano).  Se trata de una estructura organizativa energética que facilita a aquellos miembros de la humanidad, que desean evolucionar hacia la Tierra de Quinta Dimensión (5D), a hacer un viaje relativamente cómodo y seguro a pesar del trasfondo de creciente caos y destrucción.

Hemos diseñado específicamente la Red D para cumplir los siguientes tres criterios:

– proveer absoluta protección contra las entidades de baja frecuencia de todo tipo

– proveer un flujo continuo de energía a cada participante y,

– conectar directamente con la Fuente de Quinta Dimensión para posibilitar el fundamental ajuste interno a las energías de la nueva Tierra.  A menos que una persona elija dejar la RedD (esta elección está disponible en todo momento), habrá una Ascensión a  la 5D automática y continua a cualquier nivel que los participantes puedan alcanzar, en el tiempo y espacio disponible antes de que la Tierra complete su Ascensión.

El diseño de las esferas que rodean a cada participante conlleva patrones energéticos de protección que se han usado por muchos miles de años.  Sabemos que funcionan bien – distan mucho de ser una “tecnología no comprobada”.

La protección que la esfera suministra no evita ni limita la comunicación con otros.  La infraestructura de tubos y conductos que unen las esferas individuales a la Esfera Central permiten el flujo de energía positiva y luminosa en un gran ancho de banda.  La gran Sabiduría de los Maestros Espirituales y Arcángeles enfocada en la Esfera Central está disponible continuamente para que la absorba cada participante en sus esferas individuales, en dosis manejables.  Además, los tubos y conductos pueden instalarse para unir esferas individuales a grupos familiares o de amigos, e inclusive a una comunidad espiritual, lo cual ayuda a cada uno a crecer consistentemente a través del intercambio de energía positiva.

La conexión de la energía 5D a la Nueva Tierra a través de la red D facilita que cada participante, dentro de su esfera individual, se armonice y equilibre con las diferentes energías en un flujo constante de amor y comprensión.  La protección construida dentro de la red asegura que no haya ninguna distorsión posible.

Cuando la Tierra entre a los reinos de Quinta Dimensión de conciencia, toda la Red D se encontrará transferida a dicha dimensión simultáneamente.  De ahí en más, la función protectiva será de importancia secundaria, pero las conexiones a la Esfera Central y a la energía de 5D permanecerán abiertas y disponibles por el tiempo que sea necesario.  Esto posibilitará que hasta los estudiantes más lentos completen su tarea de ajuste al Nuevo Mundo en el que se encontrarán.

Este es el cumplimiento de mi promesa hecha, que cualquier persona que decida invocar mi nombre todas las mañanas para reafirmar su conexión y avanzar por el Camino Dorado hacia la Conciencia de Quinta Dimensión.

Dado el corto tiempo que nos queda antes de que la vida de los humanos encarnados como la conocemos se convierta en una opción de alto riesgo, nos hemos asegurado de que la creación de nuestra Red D sea sencilla de acceder y de experimentar, siempre que en el corazón de cada persona haya un deseo sincero y sentido de ser parte de la Nueva Tierra.  Esto significa dar prioridad al desarrollo de esta alineación por sobre todos los miles de distracciones y desviaciones que no son esenciales y en las que algunos humanos en el Camino Espiritual a veces eligen poner su atención y energía.